Blog

Nuevas Noticias y actualizaciones

franquicias-de-casas-de-empeño-1-1.jpg

La seguridad en las franquicias de casas de empeño

Cuando trabajamos bajo un modelo de franquicias de casas de empeño la seguridad de los valores y prendas es fundamental para su perfecta operación. En este sentido se debe considerar una estrategia que proteja tanto a proveedores como a los clientes, pues como en casi todos los negocios, son un binomio altamente complementario.

Justamente es el tema que abordaremos el día de hoy, cómo podemos cumplir con la protección de cada uno de los valores y prendas resguardados sin que creemos un ambiente de hostilidad. Y es que el trabajo en este aspecto dentro de un establecimiento de esta naturaleza siempre resulta un tanto complicado. Para eso partamos de la idea de que se debe complementar la idea de protección con la de un espacio abierto que invita a los clientes a entrar sin sentirse constantemente vigilados.

La hostilidad es quizás el primer punto a trabajar cuando vamos a diseñar una estrategia de seguridad, y en esta frase tenemos una palabra clave para lograr un ambiente mucho más óptimo: diseño. Tomar decisiones de seguridad de manera aleatoria nos puede llevar a tener problemas no sólo relacionados con un ambiente negativo, sino también de sufrir robos por gente experimentada. Las líneas de separación entre una situación negativa y una positiva pueden ser muy delgadas, por lo tanto se debe contar con un sistema bien planeado que contemple las necesidades tanto de las empresas, de los trabajadores y los que llegan a adquirir los servicios.

Quizás, lo mejor para facilitar el trabajo de seguridad estaría si tomamos ciertas medidas preventivas para poder crear desde el principio un entorno adecuado para nuestras franquicias de casas de empeño. Lo primordial es iniciar con un estudio de mercado, que a  la larga nos será bastante útil para resolver otras necesidades.

Mediante los datos arrojados podemos determinar si es viable la instalación de una franquicia en cierta ubicación geográfica, tomando en cuenta las necesidades poblacionales y sobre todo el contexto social. Es decir, si se trata de una zona poco iluminada, sin mucho tránsito y con un alto índice de inseguridad, sería prácticamente un suicidio colocar una franquicia en tales condiciones, pues si ni siquiera podemos garantizar nuestra propia seguridad cómo podríamos hacerlo por los valores , prendas y todas las personas que lleguen a interactuar en el local.

Quizás una propuesta para defender el establecimiento de casas de empeño en zonas problemáticas sería la de poner un enrejado y que el cliente sea atendido desde afuera. Sin embargo, esto rompe con la idea de una atención personalizada y de confianza. Además, si hablamos de cuestiones financieras, atender a una persona desde afuera resulta igual de peligroso. Lo más adecuado es que si el contexto no es el adecuado busquemos otro lugar mucho más accesible y con mejores condiciones geográficas.

Otra alternativa para garantizar la protección de nuestros establecimientos es localizar la casa de empeño en una plaza comercial, pues en muchas ocasiones, las coordinaciones contratan servicios para toda la plaza sin la necesidad de que haya un vigilante en cada establecimiento. Para estos casos, es importante matizar algunos aspectos. Este tipo de protección nos puede ayudar a ahorrar recursos, sin embargo, hay que tomar en cuenta la naturaleza de la plaza. Muchas veces tienen una línea temática específica, por ejemplo, unas dedicadas a servicios de la salud o la compra de artículos como ropa, muebles y otros insumos.

Como nuestros servicios tienen un enfoque financiero, se acoplarían mucho mejor en plazas corporativas. Recordemos que  en cuestiones comerciales, siempre es mejor responder en función de la demanda y si nuestro local se encuentra ubicado en una plaza que ofrece servicios médicos, no tendría la suficiente rentabilidad que estamos buscando. En todo caso, lo mejor es entrar en una zona comercial no tan delimitada y contar con nuestros propios servicios de seguridad. Y es aquí donde volvemos al tema de la planeación de una estrategia de seguridad estricta.

Algunas otras medidas que  se pueden tomar dependiendo de las circunstancias es la instalación de circuitos cerrados de vigilancia a través de cámara y con una conexión directa con centrales policiacas. Por otra parte, es importante que los empleados también reciban cierta capacitación para identificar comportamientos extraños y cómo enfrentarlos, de esta manera no estarán completamente desvalidos frente a cualquier circunstancia peligrosa.

Finalmente, respecto a sistemas polarizados o cajas antirrobos, son completamente viables siempre y cuando creen un ambiente de confianza entre el cliente y el cajero. Para esto hay ventanas transparentes con sistemas de audio integrado, que si bien, aíslan a ambos tienen la suficiente visibilidad para que cada una de las transacciones se lleve a cabo sin ningún tipo de tensiones.

Las herramientas de seguridad pueden ser bastante útiles siempre y cuando tengamos un enfoque comercial al momento de aplicarlas, este artículo sólo es un esbozo de lo que se puede hacer para no tener ningún tipo de problema con el arranque y crecimiento de nuestras franquicias de casas de empeño.

También puedes hacernos llegar tus recomendaciones o temas de interés para futuros posts, nos encantará construir este sitio con la colaboración directa de nuestros clientes y lectores.

¡Te estaremos esperando!

El equipo de marketingLa seguridad en las franquicias de casas de empeño