Franquicias Mexicanas

Al contratar una franquicia, el franquiciatario adquiere una licencia para usar la marca de una empresa o compañía que, durante un período de tiempo determinado, otorgará el permiso a esta persona para producir o vender bienes, o bien, para prestar servicios bajo los estándares de calidad que caracterizan a la empresa matriz.

Es decir, con un contrato de franquicia, el franquiciatario se compromete con el franquiciante a representar a su compañía y para hacer esto posible la empresa que otorga la franquicia  comparte los métodos y procedimientos que han llevado a su empresa al éxito.

Al facilitar al franquiciatario los manuales y asesoría para reproducir los métodos administrativos, comerciales, de operación y publicitarios, el franquiciante garantiza que su marca será representada de la manera adecuada, conservando el prestigio que la distingue y  generando ganancias para ambas partes.

La proliferación de franquicias hizo necesaria la creación de una ley que las regulara. Los contratos de las franquicias mexicanas, así como de las franquicias extranjeras que se establezcan en el territorio mexicano desde el año 2006 se rigen por lo estipulado en las últimas reformas de la Ley de la Propiedad Industrial.

Antes de que entraran en vigor tales reformas, los contratos de franquicias no figuraban en las leyes mexicanas y eran considerados atípicos y consensuales, esto quiere decir que sólo bastaba con que ambas partes estuvieran de acuerdo en el trato y no era necesario un contrato escrito ni la intervención de una autoridad formal para el cumplimiento de tal.

Hoy en día, la definición de franquicia se encuentra en el artículo 142 de la Ley de la Propiedad Industrial y en el artículo 142BIS se estipula que el contrato de las franquicias debe presentarse por escrito y contener información respecto a la ubicación de la franquicia, las características de la inversión y especificaciones sobre políticas de la empresa franquiciante, así como la información sobre los procedimientos financieros, operativos y mercadológicos, y los criterios bajo los cuales se determinarán las comisiones y los márgenes de utilidad de la franquicia.

Además, los contratos de franquicias pueden contener cuantos anexos sean necesarios, como el acuerdo de confidencialidad y de distribución, por mencionar algunos ejemplos. El sistema de franquicias se ha expandido rápidamente y esto se debe en gran medida a que los modelos que implementan para su administración y operación son de éxito probado.

Una persona que contrata una franquicia, si se compromete a cumplir cabalmente con los procedimientos de la empresa franquiciante, no tiene que preocuparse por el posible fracaso del negocio, como podría suceder si comenzara desde cero, pues la empresa franquiciante ya está posicionada en el mercado y cuenta con el prestigio y experiencia necesarios para reproducir su modelo exitosamente.

Si bien, son muchos los tipos de franquicias que podemos encontrar hoy en día, las franquicias mexicanas con mayor éxito en el mercado y una alta rentabilidad son las de tiendas de conveniencia, servicios de mensajería y paquetería, las franquicias de farmacias, restaurantes, bares, y las de casas de empeño.

Los inversionistas de Respuesta Rápida iniciamos nuestras operaciones como casa de cambio en el año de 1986 pero ante la necesidad de seguir operando nuestras oficinas tras una crisis en el mercado ocasionada por el aumento de envíos de dinero de manera electrónica, decidimos establecernos como una franquicia de casas de empeño.

En Respuesta Rápida encontramos que el crédito prendario era una actividad viable que podría generar una alta rentabilidad y no nos equivocamos. En la actualidad abarcamos el 65% del territorio mexicano con más de 150 franquicias y hemos comenzado a expandirnos a los países de Centro y Sudamérica, gracias a que nuestro modelo de negocios, además de ofrecer a los clientes el crédito prendario, implementa otros servicios financieros complementarios bajo un concepto único, lo que nos da ventaja sobre nuestros competidores.

Las franquicias mexicanas de Respuesta Rápida operan como casas de empeño, ofreciendo créditos prendarios y remate de prendas empeñadas y no recuperadas, al igual que una casa de empeño convencional, pero con la diversificación de nuestros servicios, desde el año 2006 en nuestras franquicias se hacen envíos de dinero a todo México y al extranjero, envíos por paquetería nacional e internacional, compra-venta de oro y de plata amonedado o en joyería.

Se venden seguros para automóviles, seguros para prendas rematadas, se recarga tiempo aire para celulares y se ofrece el servicio de recepción de pagos de servicios como teléfono, agua y luz. Nuestro interés está puesto en ofrecer servicios de calidad al precio más bajo del mercado, por ello nos regimos por un estricto código de ética que nos compromete a cobrar los intereses generados por días de crédito y no por períodos de tiempo preestablecidos, como otras casas de empeño.

En Respuesta Rápida buscamos inversionistas que quieran unirse a nuestra red de franquiciatarios. Ofrecemos cuatro tipos de franquicias mexicanas de casas de empeño que requieren de una inversión mínima y generan altos márgenes de utilidad: básica, territorial (con unidades satelitales), master y de conversión.

Si estás interesado en formar parte de nuestro selecto grupo de franquiciatarios y reproducir nuestro modelo exitoso, te invitamos a que llenes nuestro formulario de contacto para que nosotros nos comuniquemos contigo y te proporcionemos toda la información sobre los tipos de franquicias que ofrecemos. Conoce los beneficios que ofrecemos sobre otras franquicias mexicanas de casas de empeño.

El equipo de marketingFranquicias Mexicanas