Blog

Nuevas Noticias y actualizaciones

empeños-1-1.jpg

Consejos útiles para no quedar en deuda con una casa de empeño

La situación económica en la actualidad es sumamente difícil en todo el mundo y México no es la excepción, por lo que muchas personas y familias se ven obligadas a buscar diferentes alternativas como tener dos empleos, buscar una segunda fuente de ingresos o que todos los miembros de la familia mayores de edad trabajen para incrementar los ingresos económicos y puedan así satisfacer sus necesidades de la mejor manera.

Sin embargo, estas no son las únicas alternativas, pues están la opción de acudir a instituciones financieras para tramitar un préstamo, crédito, hipoteca o empeño con la finalidad de poder así obtener una cantidad determinada y solventar algún gasto, deuda o necesidad económica.

Y ante esta situación, no cabe duda que una de las mejores alternativas en la actualidad es acudir a una casa de empeño para poder obtener un beneficio económico a partir de algún bien material de cierto valor. Esta alternativa ha sido una de las mejores para una gran cantidad de personas desde hace muchos años debido principalmente a que el empeño de bienes es uno de los métodos más sencillos en la actualidad para obtener un préstamo, sin la necesidad de realizar largos trámites y estar sujeto a procesos de aprobación.

No obstante, no todo es completamente favorable para el usuario de estos servicios, pues al igual que cualquier otro tipo de institución financiera, de préstamos o de empeño, existe un contrato que obliga a la persona a saldar su deuda, ya sea en dinero o en especie (con el objeto empeñado) y además realizar el pago de intereses y comisiones, como sucede con  cualquier otro producto financiero.

Así, esta opción puede ser para muchas familias la alternativa ideal para superar una situación económica difícil, pero también representa una deuda que puede llegar a tener consecuencias negativas para la persona, como la pérdida de artículos de gran valor económico, en caso de no saber cómo manejar el préstamo y lograr saldar la deuda en el plazo establecido.

Por lo tanto, es fundamental para cualquier usuario de este tipo de servicios financieros saber cómo administrar adecuadamente este tipo de productos y así poder saldar la deuda sin inconvenientes, recuperar el artículo puesto en prenda y superar cualquier problema económico. Por ello, los siguientes consejos y recomendaciones puntuales pueden resultar bastante útiles para llevar una adecuada administración del empeño y no sufrir una mala experiencia al respecto.

Entender la naturaleza del producto y sus condiciones.

Es absolutamente imprescindible entender que, a diferencia de otras instituciones y productos financieros, cuando se acude a una casa de empeño existe la seguridad de que la deuda se saldará en dinero o en especie, de una u otra forma, sin excepción. Es decir, el usuario pagará el monto establecido en el contrato con sus intereses y comisiones correspondientes y en la fecha pactada o el artículo puesto en prenda pasará a ser propiedad legal de la empresa.

Asimismo, es importante que la persona conozca y entienda todas las condiciones de la operación, las cuales son plasmadas en el contrato. Los puntos principales que se deben conocer al respecto son las cuotas, mensualidades o pagos, tasa de interés, comisiones, fecha de pago de los pagos parciales y fecha límite para la liquidación de la deuda. Por lo general, los plazos que se manejan en este tipo de casos van de los 3 a los 6 meses, la tasa de interés suele ser la mayor del mercado en comparación con bancos, hipotecarias y otras instituciones financieras, los pagos pueden ser semanales, quincenales, mensuales e incluso un pago único en casos muy particulares.

Considerar la capacidad de pago.

Es común que algunas personas elijan alguno de los artículos más valiosos que tienen con el objetivo de conseguir la mayor cantidad de dinero posible, sin embargo, su situación económica no es lo suficientemente buena para poder solventar la deuda y recuperar la prenda por lo que terminan perdiendo el artículo.

Por lo tanto, es recomendable considerar los ingresos mensuales de la persona o familia, los gastos a cubrir en el mes y así conocer la probable capacidad de pago que se tiene y empeñar un artículo que se pueda recuperar sin problema. Se recomienda considerar como capacidad de pago un máximo del 30% de los ingresos mensuales, pues en caso que los pagos a realizar superen esta cantidad, es probable que no se pueda saldar la deuda.

La clave, por lo tanto, es solicitar una cantidad de dinero cuyos pagos se puedan realizar sin que esto signifique un sacrificio.

Pagar en tiempo y forma.

Realizar el pago completo de las cuotas y dentro del plazo establecido en el contrato es fundamental para evitar que se genere una mayor cantidad de intereses, lo que aumenta la deuda y puede complicar la posibilidad de liquidar por completo la deuda y perder el artículo puesto en prenda. En caso de ser posible se aconseja pagar una cantidad mayor al de la cuota establecida por la casa de empeño para poder tener la posibilidad de saldar la deuda antes de tiempo y recuperar la prenda sin inconvenientes.

Plan financiero.

Para poder cumplir con las tres recomendaciones anteriores y administrar de manera eficiente el empeño, el punto fundamental es la elaboración de un plan financiero. Para esto se requiere realizar una lista de ingresos y gastos mensuales que tiene la persona o familia, determinar las necesidades y gastos prioritarios y programar de la manera más precisa posible los gastos y pagos a realizar de manera que ninguna necesidad básica y prioritaria deje de ser satisfecha.

Como necesidades básicas y prioritarias se consideran la alimentación, educación, transporte, pago de servicios como agua, luz y gas, servicios de salud y pago de deudas como hipotecas, créditos y préstamos, considerando que lo ideal es que el pago de estas deudas, como se mencionó anteriormente, no debe superar el 30% de los ingresos mensuales. Es aconsejable que no se consuma por completo el presupuesto y que se busque una alternativa de inversión para el sobrante existente, de manera que se pueda tener la posibilidad de obtener un mayor beneficio económico.

Es menester resaltar que obtener cualquier producto financiero y administrarlo correctamente no se trata de realizar sacrificios y modificar el estilo de vida, sin embargo, sí se recomienda ajustarse a un presupuesto y reducir los gastos al no realizar compras innecesarias, no adquirir servicios que no son básicos y no consumir el presupuesto en recreación y entretenimiento. Respeto a este último aspecto, se aconseja acudir al cine, salir de paseo o realizar una actividad recreativa una o máximo dos veces al mes, de manera que no se sienta como un sacrificio, pero que tampoco implique un gasto considerable que afecte el presupuesto.

Los beneficios que se pueden obtener al realizar un plan financiero adecuadamente y seguirlo de manera metódica son bastante favorables y permiten a la persona o familia organizar gastos e ingresos, satisfacer necesidades, saldar deudas, controlar el presupuesto de forma eficiente y, eventualmente, lograr estabilidad económica.

Estos cuatro consejos son bastante útiles para el manejo adecuado de cualquier tipo de producto financiero, por lo que solo se puede agregar un par de consideraciones más que son no empeñar artículos de alto valor emocional, mucho menos si su valor económico también es alto, pues existe el riesgo latente de perderlos y, por supuesto, acudir a una casa de empeño seria, confiable y que ofrezca la firma de un contrato, esto con finalidad de evitar una estafa.

Para algunas personas, empeñar es sinónimo de dinero fácil e inmediato y una gran ayuda para salir de un problema económico, pero en realidad es un arma de doble filo que debe ser manejada con responsabilidad para evitar que se convierta en una costosa deuda y se corra el riesgo de perder algún bien valioso e incluso generar un mal historial crediticio.

Como consideración final, únicamente queda recordar que Respuesta Rápida es una de las mejores alternativas y el mejor aliado para la economía de las familias mexicanas, pues se trata de una empresa que puede ofrecer una solución rápida, justa y con las condiciones apropiadas para ayudar al cliente de manera efectiva con sus problemas financieros.

ProgramaciónConsejos útiles para no quedar en deuda con una casa de empeño