Blog

Nuevas Noticias y actualizaciones

Casas-de-empeño.jpg

Consejos para pedir dinero en una casa de empeño

Todos podemos pasar por una situación complicada en algún momento de nuestras vidas, en la que necesitemos con urgencia obtener dinero de forma inmediata, y muchas veces no contamos con el apoyo de una pareja o de la familia, ya que los apuros y las crisis económicas nos afectan a todos; en ese momento nos llega una idea: acudir a una casa de empeño para dejar un objeto de valor, a cambio del cual nos puedan hacer un préstamo de dinero, que tras haber pagado, nos permitirá recuperar el bien que dejamos empeñado.

Hace unos años, el empeño era mal visto por muchas personas, ya que se consideraba vergonzoso tener que dejar una prenda para poder obtener el dinero que se necesita para poder afrontar con solvencia económica una situación difícil; sin embargo, como indica el refrán popular “los bienes están para los males” y podemos utilizarlos para tener dinero ante una necesidad.

Otra de las razones por las cuales el empeño era mal visto es porque muchos prestamistas o pseudo empresas, cobraban intereses muy altos por la cantidad de dinero prestada, siendo las condiciones difíciles de sostener, al grado que la prenda empeñada se perdía al poco tiempo. Sin embargo en la actualidad encontramos un panorama muy diferente, con empresas serias y bien establecidas que pueden ofrecer una alternativa segura de préstamo sobre prenda. Hoy en el blog de Respuesta Rápida les daremos algunos consejos para que obtener dinero en una casa de empeño sea más seguro y satisfactorio.

Antes que nada, debemos saber que el tipo de préstamo que obtenemos con un empeño es de tipo prendario, ya que se deja un objeto como garantía de que el préstamo de dinero se pagará, con el fin de recuperar la prenda que se dejó, además se cobrarán intereses o refrendos, que es el costo administrativo de resguardar la prenda en las mismas condiciones en las que se dejó.

El préstamo prendario suele ser muy solicitado ya que no se realiza una investigación en el buró de crédito, sino que se toma la prenda como garantía, por lo que suele obtenerse con mayor rapidez que un préstamo o un crédito bancario.

Cada institución cuenta con su reglamento propio y condiciones de pago, así como con plazos establecidos para cubrir los pagos por el préstamo que se efectuó, usualmente es un periodo de entre 90 y 120 días, aunque este puede prolongarse cubriendo con el pago de refrendos, que pueden ser semanales, quincenales o mensuales.

Si una persona no abona su pago correspondiente ante cada refrendo, al finalizar el periodo, la institución tendrá el derecho de poner a la venta el artículo empeñado, al precio que se fije con base en los precios del mercado; este punto suele establecerse en un contrato con copia al cliente, quien debe mantenerse atento a sus fechas de pago para que no pierda su prenda por no cubrir con sus cuotas.

  • Elegir la prenda que se va a empeñar

El primer paso es elegir la prenda que se va a dejar como garantía de pago del préstamo de dinero, por lo que es importante ser cuidadosos antes de llevarlo, para no hacer un viaje infructuoso; la elección del objeto debe realizarse con base en la cantidad de dinero que se necesita obtener, por lo que se recomienda llevar objetos de alto valor como relojes, joyas de oro, televisiones, computadoras, celulares, tabletas o incluso el automóvil.

Podemos dar una vuelta por el lugar donde pensamos solicitar el préstamo para saber qué tipo de objetos aceptan, ya que no todas las casas de empeño reciben automóviles o joyas, mientras que otras aceptan hasta herramientas y aparatos para hacer ejercicio en casa.

Al elegir el objeto se recomienda no llevarse uno de necesidad vital, como el refrigerador, pues si bien podemos obtener una buena cantidad de dinero, la familia puede tener problemas y sufrir por la ausencia de un objeto indispensable en la vida cotidiana; también debemos asegurarnos de que el objeto funcione bien, de lo contrario será rechazado contundentemente.

  • Acondicionar el objeto a empeñar

Antes de llevarnos la prenda, debemos limpiarle el polvo, mejorar su apariencia si se encuentra un poco deteriorada o darle un poco de brillo, de lo contrario nos podemos ver en serias dificultades para que sea aceptado; si vamos a empeñar un televisor, debemos asegurarnos de que el control remoto tenga pila, o comprar unas para que se pueda probar y aumente su valor.

Si se trata de objetos viejos o que hayan caído en desuso u obsolescencia, aunque funcionen adecuadamente, como un televiso analógico o una videocasetera, debemos estar conscientes de que podrían rechazarnos la prenda y el préstamo, o prestarnos una cantidad de dinero muy por debajo de lo que necesitamos, incluso si se trata de un artículo de colección. En este último caso podemos probar con opciones como Mercado Libre para vender un artículo a coleccionistas y negociar su costo.

Si vas a llevar una televisión, computadora o electrodoméstico, asegúrate de que vaya adecuadamente embalado y empacado para que no se deteriore con el traslado y deje de funcionar, lo que te hará perder la posibilidad de obtener el préstamo y te ocasionará un nuevo gasto: arreglar el aparato.

Existen muchas casas de empeño que podemos encontrar cerca de nuestro domicilio, o incluso por Internet, siendo siempre la mejor alternativa las instituciones de mayor reputación pues son las que ofrecen los mejores tratos y una garantía más confiable como Respuesta Rápida donde encontrarás siempre la mejor opción.

Antes de acudir físicamente con el objeto a empeñar, puedes llamar por teléfono o preguntar a través de los formularios online, o incluso por las redes sociales para preguntar si reciben el artículo que piensas empeñar, de este modo podrás ir con más confianza y seguridad, pues muchas veces es necesario tomar un taxi para transportar un objeto grande, sin maltratarlo.

  • Calcula el monto del préstamo de dinero que necesitas

Evidentemente el valor de un objeto nuevo es mucho más alto que el de uno usado, siendo de aproximadamente del costo, incluso de una tercera parte del precio que pagaste por él si es relativamente viejo o se encuentra deteriorado, por ello se recomienda que lleves un objeto de gran valor y de preferencia con una prueba de que es un objeto tuyo, como la garantía o un certificado en el caso de las joyas; este último consejo incluso puede ayudarte para que se valore más el objeto por parte de los valuadores de la institución.

  • Negocia el precio

Muchas personas se quedan con el primer precio que se les da porque no saben que pueden negociar, por lo que se recomienda que conozcas bien el valor del objeto que llevas y regatees el préstamo hasta que obtengas el monto que más se ajuste a tus necesidades, si el valuador no cede o se basan en calculadoras tecnológicas, entonces puedes probar con otra institución que pueda mejorarte el precio y las condiciones de pago.

  • Pregunta si hay posibilidad de venta

En algunas casas de empeño dan la opción de comprar el artículo que piensas empeñar, y en este caso te pueden ofrecer un precio más atractivo, ya que la institución lo podrá a la venta de forma inmediata y no tendrá que realizar los gastos administrativos que conlleva un empeño. Tal vez esta opción no te sea grata de entrada, pero te asegura no tener que pagar para recuperar tu prenda, especialmente si atraviesas por un momento de gran dificultad económica y te va a costar trabajo recuperar.

Los objetos materiales pueden reponerse cuando las condiciones económicas mejoren.

  • No dejes tu prenda si no hay un contrato de por medio

Asegúrate de leer bien el contrato y de conocer las fechas de pago establecidas antes de firmar, incluso toma en cuenta los intereses y la forma de resguardo que se le dará al objeto que dejes empeñado.

Pregunta si se puede adelantar pagos, cuánto bajan los intereses por pagar antes de tiempo, toma fotos de la prenda empeñada al dejarla en la tienda (usualmente el valuador lo hace, por seguridad) y pregunta todo lo que te haga dudar antes de firmar.

  • Recupera tu prenda empeñada

Realiza un plan de pago para que puedas cumplir con tus obligaciones en tiempo y forma, incluso puedes ahorrarte el pago de intereses si pagas de forma anticipada, ya que los refrendos son pagos de intereses por tener el objeto en resguardo y se abona una pequeña parte a la deuda. Si no pagas, no sólo vas a perder el objeto que has dejado empeñado sino también los pagos que realizaste por los refrendos, además ser un cliente cumplido dejará un buen antecedente con la institución y te permitirá volver a solicitar un préstamo más adelante, en caso de que se te vuelva a presentar una dificultad económica.

Ahora que conoces la forma segura de empeñar, visita a Respuesta Rápida, tu casa de empeño confianza donde encontrarás el mejor trato; visita nuestra página web y localiza el establecimiento más cercano a tu domicilio.

Equipo de MarketingConsejos para pedir dinero en una casa de empeño