Blog

Nuevas Noticias y actualizaciones

empeño-4-4.jpg

Casas de empeño, negocios confiables y redituables

Dentro de los negocios financieros de más éxito en México, las casas de empeño han destacado como una de las opciones más seguras, confiables y redituables, pues tan solo en el primer semestre del 2017 han incrementado un ocho por ciento, y se espera que alcance en diez por ciento para finales de año, ya que en diciembre los mexicanos recurren al empeño cuando no tienen acceso a créditos bancarios.

El sector del préstamo prendario es uno de los más dinámicos de México, ya que permite a las personas de localidades donde no hay sistemas bancarios o que no son sujetos de préstamos con base en los estándares de dichos sistemas, pero que tienen bienes de valor para el mercado y que pueden transformarlos en dinero contante y sonante, para cubrir con deudas y salir de apuros o de imprevistos.

Si bien podemos recurrir a la venta directa de nuestros bienes, el préstamo prendario nos permite recuperar dichos bienes después de un tiempo, para poder tenerlos a la mano y volver a movilizarlos más adelante, si es necesario.

Pero otra característica de dinamismo del préstamo o crédito prendario es que muchas de las prendas en vez de empeñarse, son vendidas al establecimiento, mientras que otras nunca son recuperadas; ya que en las casas de empeño sólo se aceptan bienes en buen estado y de valor, que pueden revenderse si no son recuperados, una gran parte de la actividad comercial es la compra de estos valores, por lo que podemos encontrar desde anillos de compromiso, herramientas o electrodomésticos, hasta automóviles.

Es precisamente la flexibilidad del sistema de empeño, que le permite ir más allá de lo que llega un crédito bancario, ya que la banca comercial solo atiende al 20% de las familias mexicanas, que tienen ingresos de más de ocho mil pesos al mes. Por su parte, las familias con ingresos de menos de siete mil pesos mensuales piden préstamos de mil pesos en promedio, y el 80% de ellos regresa para refrendar y recuperar sus prendas.

A pesar de lo difundido del sistema prendario, hay personas que afirman que caen en malas prácticas como la de recibir objetos robados, sin embargo esta información además de ilógica, es falsa, ya que una casa de empeño formal debe contar con la regulación de la Profeco (Procuraduría Federal del Consumidor) y de la Amespre (Asociación Nacional de Empresas de Servicios Prendarios), por lo que tienen varios reglamentos que cumplir, y a su vez solicitan ciertos requisitos a sus clientes, como el buen estado de la prenda, sus identificaciones originales, accesorios como controles remotos en electrodomésticos e incluso en algunos lugares se solicitan certificados de propiedad en joyería de gran valor, como el oro o los diamantes.

Por esta razón debemos estar atentos al visitar una casa de empeño, así como buscar los sellos de las organizaciones reguladoras, ya que los servicios informales que no son regulados ni pagan impuestos, son los que pueden llegar a dañar al consumidor.

De acuerdo con algunos estudios revelados en la Feria Internacional de Franquicias este 2017, el sector de casas de empeño tiene un mayor auge en la temporada de regreso a clases, cuando las familias se ven en serios apuros económicos, especialmente cuando tienen más de dos hijos en edad escolar, pues es necesario comprarles uniformes, zapatos, mochilas, útiles escolares y además pagar la inscripción y la colegiatura.

En este mismo evento se reveló que las franquicias de empeño son uno de los negocios más rentables en México, donde se ofrece uno de los mejores retornos de inversión en todo el sector franquiciatario.

La alta rentabilidad del negocio del préstamo prendario es que los clientes potenciales son los 40 millones de mexicanos a quienes se les niega el acceso a un crédito bancario por no tener ingresos suficientes, un trabajo formal con ingresos fijos mensuales o un inmueble para garantizar los pagos de sus préstamos.

En caso de necesitar dinero con urgencia, las personas suelen recurrir a sus familiares, amigos y conocidos para pedir prestado, sin embargo los tiempos de “vacas flacas” pueden hacer que se encuentren estas puertas cerradas y deban recurrir a otras opciones, como las cajas de ahorro o las casas de empeño, donde se otorga el préstamo de dinero a cambio de una prenda como garantía. Esta prenda puede ser prácticamente cualquier bien de valor, anteriormente los empeños más frecuentes eran de joyería, pero en la actualidad se puede empeñar bicicletas, aparatos para hacer ejercicio, electrónicos, celulares, entre otras cosas.

Otra de las ventajas del préstamo prendario es que se puede obtener el dinero rápidamente, pues el trámite no toma más de 90 minutos, en los que se evalúa la prenda, se certifican los datos personales de la persona que lleva la prenda y se establece el valor del bien y el monto máximo que se puede prestar por él; sin embargo, para obtener un crédito, el plazo es mucho mayor, y si estamos en el buró de crédito es posible que no nos lo aprueben o nos soliciten un aval.

El pasado año 2016, la Asociación Nacional de Casas de Empeño registró seis mil establecimientos dedicados al préstamo prendario; las empresas nuevas e independientes suelen morir al primer año de haber iniciado sus servicios, especialmente por la falta de liquidez, por lo que la forma más recomendable de incursionar en el negocio es bajo el respaldo de una franquicia, con la publicidad y prestigio que le caracteriza y diferencia de otras opciones.

En Respuesta Rápida encuentras la mejor opción de casas de empeño, contamos con 150 sucursales en todo México para que encuentres la más cercana a ti. Visítanos hoy mismo y conoce el programa de franquicias con el que podrás iniciar tu propio negocio.

ProgramaciónCasas de empeño, negocios confiables y redituables